Página 1 de 1

Sobrecrecimiento bacteriano e intolerancias

Publicado: Dom Nov 12, 2017 3:53 pm
por ThePatient
Muchas son las enfermedades que acaban provocando daños en la mucosa digestiva, sobre todo cuando se trata de infecciones o alteraciones inmunológicas. Una de las consecuencias más características es el aumento de la permeabilidad intestinal debido a la inflamación crónica generada. Esta barrera intestinal se vuelve inmunológicamente más débil permitiendo el paso de bacterias al torrente sanguíneo.

El aumento de la permeabilidad se puede medir analizando los niveles de sCD14 en sangre, ya que sirve para la detección de lipopolisacáridos bacterianos (LPS).

Cuando se produce daño en la mucosa se impide la correcta absorción y digestión de los nutrientes. Todo lo que no se absorba se convierte en sustrato para la fermentación bacteriana permitiendo la aparición de sobrecrecimiento bacteriano. De ahí que estos pacientes generen diversas intolerancias a la lactosa, fructosa y sensibilidad al gluten. En estas pruebas se mide los niveles de metano e hidrogeno en aliento tras la introducción por via oral de soluciones con lactosa o fructosa. El metabolismo de los carbohidratos en el intestino delgado, en presencia de bacterias colónicas, conduce a cambios en las concentraciones de hidrógeno y metano procedentes de la fermentación. Por lo que si dan positivo a estas pruebas pueden sugerir la presencia de sobrecrecimiento.

Debido a la inflamación y la malabsorción están en riesgo diversas deficiencias nutricionales.

La malabsorción de grasa se produce como resultado de la desconjugación bacteriana de las sales biliares. Además, los ácidos biliares libres son tóxicos para la mucosa intestinal, lo que llevaría a más inflamación de la mucosa y malabsorción. Las sales biliares desconjugadas se reabsorben en el yeyuno en lugar del íleon, lo que lleva a la alteración de la formación de micelas, mala absorción de grasas, y las deficiencias de vitaminas solubles en grasa (A, D, E, y K). 

Una complicación del sobrecrecimiento bacteriano es la deficiencia de cobalamina (vitamina B 12 ).  Los pacientes con flora intestinal normal, utilizan el factor intrínseco gástrico para unirse a la vitamina B 12 que permite su absorción en el íleon. Un modelo animal de SIBO(sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado) demostró que existe un consumo de vitamina B 12 por bacterias (especialmente aerobios) disminuyendo por tanto la absorción intestinal de B12 al ser utilizada por las bacterias. Los sujetos humanos con gastritis atrófica y sobrecrecimiento bacteriano absorben significativamente menos B12 unido a factor intrínseco  en comparación con los controles, aunque esto se invirtió con terapia antibiótica. Los niveles de folato pueden ser normales, pero con frecuencia son elevados debido al aumento de la síntesis de ácido fólico por las bacterias del intestino delgado.

El sobrecrecimiento bacteriano se trata con antibióticos de baja absorbencia, como rifaximina por ejemplo , pero si no eliminamos la causa como la inflamación generada por algunos patógenos (VIH, EBV, Citomegalovirus…), reaparecería tras cada antibiótico.