Virus de Epstein-Barr asociado a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

ThePatient
Site Admin
Mensajes: 16
Registrado: Dom Oct 29, 2017 10:35 pm

Virus de Epstein-Barr asociado a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Mensaje por ThePatient » Jue Nov 16, 2017 8:42 pm

Virus de Epstein-Barr asociado a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

En el presente estudio, se demostró que la evaluación histológica del infiltrado inflamatorio y de los linfocitos B en las biopsias intestinales puede ser utilizada para guiar los diagnósticos EBV en pacientes con EII (enfermedad inflamatoria intestinal). La presencia de un infiltrado inflamatorio atípico y de linfocitos B atípicos se asoció con una alta carga de EBV en la mucosa (≥10 células EBER-positivas por campo de alta potencia). Una alta carga de EBV en la mucosa también se correlacionó con la cirugía posterior. A pesar de dos casos de linfoma, no se observó mortalidad en esta cohorte de EII. Nuestros hallazgos sugieren que los trastornos linfoproliferativos asociados con EBV (virus de Epstein Barr) en la EII tienen un resultado mucho mejor en comparación con los trastornos linfoproliferativos postrasplante (TLPT) asociados con EBV con morfología similar.

Este es el primer estudio que describe el espectro linfoproliferativo en la EII. Actualmente, no se dispone de una guía específica para la clasificación de los trastornos linfoproliferativos asociados al VEB en la EII. Se utilizó la clasificación TLPT
de la OMS para predecir la presencia de EBV y para clasificar los trastornos linfoproliferativos en la enfermedad inflamatoria intestinal, ya que los TLPT y las linfoproliferaciones en la EII presentan similitudes en etiología y morfología.

Estudios previos demostraron células EBV positivas en la mucosa colónica en hasta el 60% de los pacientes con EII. Sin embargo, en la práctica diaria la hibridación in situ de EBER (EBER-HIS) se realiza con poca frecuencia. Esto sugiere que la presencia de EBV intestinal puede ser subestimada en la práctica diaria. La histología de las biopsias intestinales puede guiar la decisión acerca de cuándo realizar EBER-HIS, lo que lleva a una mayor detección de EBV.

Las lesiones monomórficas, caracterizadas por una infiltración atípica y linfocitos B atípicos, se acompañan de altas cargas de EBV y altas tasas de cirugía. Aproximadamente el 68% de los pacientes con EBV-positivos pueden ser identificados cuando EBER-HIS se realiza en casos con infiltrado atípico o linfocitos B atípicos. En contraste, muy pocas células EBV positivas se encuentran en lesiones benignas y polimórficas. Aproximadamente el 32% de los pacientes con células positivas al VEB tienen histología normal. Sin embargo, estos pacientes pueden estar en bajo riesgo de proliferación linfoproliferativa debido al menor número de células EBV-positivas. La clasificación de las biopsias con pocos linfocitos B atípicos, pero un infiltrado inflamatorio normal como lesiones polimórficas en lugar de lesiones benignas, puede dar lugar a una mejor diferenciación entre las tres categorías de la OMS en los pacientes con EII.

En línea con estudios anteriores, mostramos que la reducción de inmunosupresores condujo a la regresión de los trastornos linfoproliferativos atípicos y de la carga EBV intestinal. Nuestros datos sugieren que existe una necesidad limitada de tratar los trastornos linfoproliferativos asociados con EBV con quimioterapia. La reducción de la terapia inmunosupresora puede ser suficiente en la mayoría de los casos. Cuatro de cada ocho pacientes con lesiones monomórficas en los que se redujo la inmunosupresión se sometieron a colectomía antes de evaluar el efecto de la reducción. Curiosamente, tres de estos pacientes fueron EBV negativos en la evaluación histológica de la muestra de resección.

Dos pacientes con linfoma difuso de células B grandes asociado al VEB mostraron un pronóstico muy bueno. Estos hallazgos contrastan fuertemente con la alta mortalidad reportada en los pacientes con trastornos linfoproliferativos postrasplante no tratados. No se encontró ningún pronóstico histológico del desarrollo de linfoma en las biopsias intestinales anteriores. Sin embargo, ambos pacientes con linfoma posiblemente tuvieron un factor de riesgo adicional para el desarrollo del linfoma. El primer paciente (masculino) tuvo la reactivación del EBV dentro del año después de comenzar la terapia de tiopurina (inmunosupresor). De la medicina de trasplante sabemos que la mayoría de los trastornos linfoproliferativos postrasplante ocurren dentro del primer año después del trasplante. Esto también podría aplicarse a la EII, aunque se necesita investigación futura para probarlo. El segundo paciente desarrolló un linfoma durante el tratamiento con azatioprina (agente inmunosupresor) justo después de una infección EBV primaria. Una infección primaria de EBV puede resultar en un mayor riesgo de linfoma comparado con los pacientes que son positivos para EBV antes del inicio de la terapia inmunosupresora.

La Organización Europea de Crohn y Colitis recientemente enfatizó la necesidad de determinar el estado prelinfoma y desarrollar estrategias preventivas similares a las de los trastornos linfoproliferativos postrasplante. Actualmente, cuando hay sospecha clínica de proliferación linfática en pacientes con EII, se mide la carga viral del VEB. Sin embargo, un brote de EII puede resultar en un aumento temporal de la carga viral del VEB sin relación con la proliferación linfoproliférica. A pesar del pequeño número disponible de PCRs del VEB en este estudio, no se observó ninguna correlación entre la presencia de VEB en la sangre y en las biopsias. Se necesitan estudios prospectivos amplios para probar estrategias alternativas para evaluar y tratar los trastornos linfoproliferativos potenciales en pacientes con EII, como la terapia antiviral profiláctica utilizada en la medicina de trasplantes.


Los resultados de este estudio tienen implicaciones para la práctica clínica. En primer lugar, las pruebas EBER-HIS de las biopsias intestinales tienen actualmente una base clínica, pero también deben guiarse por la presencia de infiltrado inflamatorio atípico y/o linfocitos B atípicos. En segundo lugar, la reducción de la inmunosupresión debe considerarse en pacientes con EII diagnosticados con trastornos linfoproliferativos asociados al VEB de todas las morfologías, excepto aquellos con morfología de linfoma difuso; estos pacientes requieren tratamiento adicional, que a menudo incluye quimioterapia.

Nuestro estudio tiene varias limitaciones. En primer lugar, sólo se incluyeron los pacientes que se sometieron a pruebas de VEB por motivos clínicos o histológicos. Idealmente, todos los pacientes con EII (quienes se sometieron a endoscopia con biopsias en el período de estudio) deberían haber sido reclutados, pero esto no fue factible debido al alto número y los costos relacionados con las pruebas. Cabe destacar que actualmente no existen pautas disponibles que indiquen cuándo realizar pruebas de VEB en biopsias intestinales. Por lo tanto, la mayoría de los pacientes incluidos tuvieron una actividad de la enfermedad significativa, lo que resultó en un sesgo de selección. Además, debido al diseño retrospectivo, la actividad de la enfermedad no se describió uniformemente y no se utilizó un protocolo de biopsia estandarizado. Estudios futuros con un diseño prospectivo, números de pacientes más grandes y la recolección sistemática de datos y tejidos puede proporcionar una mayor comprensión sobre el momento y la importancia de las pruebas de VEB intestinal.

En conclusión, se demostró que la evaluación histológica de las biopsias intestinales es útil para predecir la presencia de EBV en las biopsias mucosas de pacientes con EII. Las pruebas EBER-HIS deben ser consideradas en pacientes con EII con infiltrado inflamatorio atípico y/o linfocitos B. Además, la reducción de la inmunosupresión es una estrategia eficaz para lograr la resolución del VEB intestinal. Finalmente, nuestros datos sugieren que los trastornos linfoproliferativos impulsados por el EBV en la EII tienen un mejor resultado en comparación con los trastornos linfoproliferativos postrasplante.

Enlace del artículo:
https://academic.oup.com/ecco-jcc/artic ... 0#78469422



Responder

Volver a “INVESTIGACIÓN Y ARTÍCULOS CIENTÍFICOS”